Un vino de altura Borgoñon Granate 2002 (El Pais - El Viajero, 11/10/2003)

Un vino de altura Borgoñon Granate 2002 | El Pais – El Viajero

Que alguien sea capaz de elaborar buenos vinos en plena sierra alpujarreña, con una climatología extrema y a 1.300 metros de altura (en el límite de lo posible) es un alarde de fe y saber hacer enológico que merece ser destacado. Sobre todo si te­nemos en cuenta que aquí los vinos eran infames, malamente ajerezados, subidos de alcohol y turbios. Pe­ro Manuel Valenzuela ha conseguido el prodigio. Es un granadino que ama la naturaleza y le gusta afrontar los desafios con espíritu libertario. Lo que no le impide plantearse las cosas con seriedad. Sus viñas (14 hectáreas) se cultivan con rigor bioecológico, y el vino se elabora en una bodega pequeña pero dotada de todos los adelantos. Él apuesta por re­cuperar la vid autóctona vijiriego, pero sin renunciar a las posibilidades de los cabernet, merlot, chardonnay y, últimamente, pinot noir, con la que ha conseguido su vino más interesante. Un soberbio e insólito tinto envejecido en un conjunto de ro­bles franceses. Tinto de aro­ma franco, potente, oon la frutosidad característica del varietal (confitura de frutillos rojos, frambuesa), cálidamente especiadas. En la boca es amplio, con cuerpo, y un sabor ligeramente goloso que armoniza perfectamente con la acentuada acidez. Un pinot de altura.

Un vino de altura Borgoñon Granate 2002 (El Pais - El Viajero, 11/10/2003)
Un vino de altura Borgoñon Granate 2002 (El Pais – El Viajero, 11/10/2003)

Un vino de altura

Publicado por

Barranco Oscuro

Barranco Oscuro, vinos de altura