Vinos cultivados y criados sin química (Integral 183, 03/1995)

Vinos cultivados y criados sin química | Integral

En el cultivo de uva para producir vino suelen utilizarse gran cantidad de plaguicidas, normalmente fungicidas, pues la mayor parte de los parásitos de la vid suelen ser hongos. Pero, además, una vez obtenido el mosto, uno de los aditivos más utilizados es el dióxido de azufre, que también se identifica con las siglas E-220. Curiosamente, el mismo veneno que provoca la lluvia ácida y ha matado a millones de árboles en todo el mundo se añade al vino para prolongar su conservación. En pequeñas dosis a la industria vinícola le soluciona un problema, aunque se sepa que no es recomendable para la salud.

La adición de este compuesto químico no suele reseñarse en las etiquetas de vino, pero se sabe que
destruye la vitamina B1, produce envenenamiento y puede provocar mutaciones genéticas. En según qué
vinos el contenido en dióxido de azufre de un único vaso puede superar las dosis máximas fijadas por la Organización Mundial de la Salud para todo un día (0,7 mg por kg de peso corporal). El dióxido de azufre también suele añadirse como antioxidante a las pasas de Corinto, ciruelas secas, orejones, mermeladas, platos preparados y zumos industriales. Algunas zonas de nuestro país han arrancado con fuerza en la producción de vinos ecológicos. Catalunya es la que aporta mayor diversidad, aunque no haya puesto en marcha su consejo regulador de la agricultura ecológica. Algunos caldos de zonas fuertemente vinícolas como la Rioja alavesa o Valencia también tiene vinos ecológicos. Otras áreas con menos tradición como la Alpujarra o Tenerife también comercializan con éxito vinos sin química. Hemos hecho una amplia y grata labor de rastreo en ese complejo mundo y ofrecemos una pequeña muestra de vinos pioneros sin química. Confiamos en que pronto se quede corta.

Vinos cultivados y criados sin química (Integral 183, 03/1995)
Vinos cultivados y criados sin química (Integral 183, 03/1995)

Publicado por

Barranco Oscuro

Barranco Oscuro, vinos de altura