Garnata, no comments, just enjoy it…a spectacular wine. – The Irreverent Winery

Well presented, beautiful and elegant Grenache. In nose are present aromas of blackberries, resins, cloves and cinnamon, a sharp, serious, armed acidity in the mouth with a tasty fruity, enveloping, fresh … until the end. A spectacular wine.

When in Spain there was no mention of natural-biodynamic wines or whatever you call this type of wine, this man started to elaborate them from his knowledge, his enthusiasm and his commitment. He liked the wine and wanted to, but did not choose the usual way.

Origen: Garnata, no comments, just enjoy it…a spectacular wine. – The Irreverent Winery

Garnata

De los viñedos del Cerro Las Monjas con producción entre 500 y 750 gramos por planta. Cepas plantadas entre 1983 y 1989. Suelos pizarrosos de esquistos, muy pobres a una altitud entre 1300 y 1368 metros.

Todos los viñedos se cultivan de forma natural, no se utilizan herbicidas, plaguicidas ni abonos sintéticos. Cada dos años se realiza un aporte de compost que ayuda a retener el agua de las escasas lluvias. En junio apenas se realiza un azufrado que no deja ningún residuo. Todo lo demás es esfuerzo (físico y mental) para obtener lo mejor de la naturaleza sin comprometer su futuro.

Vendimia manual haciendo las pasadas necesarias para recoger con un buen grado de madurez, seleccionando rigurosamente la uva más sana y de mejor calidad.

Maceración de la uva despalillada en depósito de acero inoxidable con bazuqueo manual. La fermentación alcohólica se produce de forma espontánea con las levaduras autóctonas presentes en el medio, sin ningún tipo de adición. No hay manipulación de la temperatura de fermentación pero se aprovecha la frescura de las noches otoñales (la bodega se encuentra a 1280 metros de altura). La maloláctica ocurre igualmente de forma natural durante el periodo de crianza en barrica en la cava subterránea. No se ha utlizado anhídrido sulfuroso ni ningún otro tipo de aditivo ni conservante. No ha sido sometido a procesos de estabilización acelerada, no clarificado, filtrado ligeramente en el embotellado. Puede contener sedimentos que produce el propio vino con el paso del tiempo.

Un magnífico vino con algunos reparos, sobre todo en sus aromas. Finura absoluta, frescura total. Fruta roja y mucha vida. Conviene sacudir la mente y probarlo. (Garnata 2010. Juan Fernandez-Cuesta en Guia de Vinos ABC 2015)

Enlaces:

Vinos Auténticos, distribución de vinos naturales
L’Anima del Vi, Barcelona
Theirreverentwinery.com, blog
La Nature du Vin, Saint Julien en Genevois
Vins Étonnants, vente en ligne
Tannico.it
Wine Bearing, boutique di vini
Altrovino, natuurlijke wijnen Belgie
Vinmonopolet Norge
Paso Doble OY, Suomi
Saint VinSaint, Sao Paulo
Vin des Amis, Manhattann
Chambers Street Wines, Manhattan
hasigoya.co.jp
Bootleggers Wines and Spirits Australia

Caballo de Troya en FENAVIN

Stand alternativo en Fenavin 2013, la feria nacional del vino

· Pabellón: NOE
· Calle: 5
· Stand: 11

Con la participación de:

Nicolás Marcos DOMINIO DEL UROGALLO
Todd Blomberg BENITO SANTOS
Charlotte Allen ALMAROJA
Alfredo Maestro MAESTRO TEJERO
Fabio Bartolomei VINOS AMBIZ
Julian R. Villanueva ESENCIA RURAL
Samuel Cano PATIO
Miguel J. Márquez DAGON
Rafa López SEXTO ELEMENTO
Juan Pascual VIÑA ENEBRO
José Miguel Márquez MARENAS
Friedrich Schatz BODEGA SCHATZ
Ramón Saavedra CAUZON
Manuel y Lorenzo Valenzuela BARRANCO OSCURO

Evento en facebook

fenavin

Vinos ecológicos con pasaporte europeo | Ideal

Algunos de los consagrados vinos ecológicos que produce Manuel Valenzuela en su bodega “Barranco Oscuro”, la más alta de Europa al estar situada en el término municipal de Cádiar, en plena Sierra de la Contraviesa y a 1.368 metros de altitud, han sido escogidos por afamados profesionales en este sector para representar a España en varios foros sobre viticultores de vino ecológico.

Este singular viticultor ha indicado a IDEAL que «mi trabajo e investigaciones, durante casi tres décadas, ya están recibiendo «otras cosechas, como son los premios y distinciones que siempre hay que agradecer por que un buen vino ecológico y de altura no se hace de la noche a la mañana»

Manuel Valenzuela nació en Guadix en 1943. Emigrante, vivió en Francia y diferentes ciudades españolas para retornar a su Granada natal cuando tenía 37 años. Así llegó a Cádiar, donde adquirió un cortijo en plena Sierra de la Contraviesa, con muy buena tierra, frutos, clima y de preciosas vistas hacia el mar y Sierra Nevada, pero carente de luz eléctrica y de otras comodidades.

Los primeros años fueron duros para Valenzuela ante la incomprensión de vecinos que veían la transformación que este viticultor estaba dando a las tierras con la implantación y mecanización de nuevos y más productivos viñedos. Y porque con su forma de ser, pobladas barbas y pelo, modo de vida completamente ermitaño, natural, muy libre y con creencias muy progresistas, a casi todos los lugareños les parecía más un ‘hippi revolucionario’ o ‘un loco’ que no entendía de agricultura y menos aún de vinos. No obstante, Manuel siguió trabajando en lo que creía y deseaba. Así, con su nueva y fresca mentalidad y sin ningún atracción lucrativa se fue abriendo camino. Por aquellos entonces algunos conocidos bodegueros de la zona tenían por costumbre defraudar en la calidad de sus caldos, al mezclar sus productos con vinos más baratos traídos de La Mancha para ganar más dinero. Pasados unos años, el trabajo de este labrador comenzó a dar buenos frutos y a ser incluso imitado por un sector de agricultores de los alrededores que años antes habían incluso criticado su forma de trabajar. Hoy en día, tanto él como sus cotizados caldos, entre ellos un preciado cava de la variedad ‘vigiriega’, la uva autóctona de la zona, están recibiendo diferentes premios y felicitaciones de los más prestigiosos enólogos y restauradores de éste y otros países.

Valenzuela ha indicado a IDEAL que con el paso del tiempo y con mucho sacrificio «he podido demostrar que estamos en una región donde se pueden elaborar muy buenos vinos con otras técnicas, variedades y medios y ese es para mi y los míos, el mejor premio que me ha concedido principalmente la madre naturaleza y los pocos que me han ayudado». «Hace tres años -prosigue Valenzuela- con el fin de seguir avanzando, progresando y endeudándome, porque todo hay que decirlo, he recibido muy poca ayuda económica por parte de las instituciones, he construido una nueva bodega cuyo coste ha superado los 300.000 euros, y entre otras cosas imprescindibles y necesarias para elaborar unos buenos caldos jóvenes y no tan jóvenes, ya se encuentran en su interior 80 barricas de roble francés repletas de buen caldo».

En un principio Manuel Valenzuela comenzó potenciando las vides autóctonas y más adelante fue reestructurando algunas parcelas e incorporando otras variedades importantes para crear otros estilos de vinos con las vides ‘vigiriega’, ‘garnacha’, ‘tempranillo’, ‘sirah’, ‘merlot’ y ‘cabernet sauvignon’. Sus viñedos están situados sobre espaldera «para regular los racimos y que gocen de más sol, poder eliminar o aclarar el verde fruto más fácilmente, evitar problemas de posibles enfermedades, ser vendimiados y cultivados con mayor facilidad y obtener un producto más limpio y de mejor calidad».

Vinos ecológicos con pasaporte europeo (Ideal, 12/10/2003)
Vinos ecológicos con pasaporte europeo (Ideal, 12/10/2003)

Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania | Ideal

La mimada finca bodega Barranco Oscuro se encuentra ubicada en el término municipal de Cádiar y en plena sierra de la Contraviesa. Y sorprendentemente el lugar más alto de viñedos se encuentra en una loma, a 1.368 metros de altitud sobre el nivel del cercano mar Mediterráneo, lo que la convierte en la explotación y bodega más alta de Europa.

El propietario de esta ampliada y remodelada bodega se llama Manolo Valenzuela y nació en Guadix en 1943. Hasta hace 23 años trabajó cuando era joven muy duramente y distante de la tierra que le vio nacer, en Francia, País Vasco, Cataluña… «para ir saliendo del paso económicamente hablando y aprender de otras gentes y pueblos». Más adelante y ya con 37 abriles, Manolo había podido conseguir ahorrar algunas pesetas y sin pensarlo mucho decidió volver a su Granada del alma. Y cuando supo que se encontraba en venta en plena sierra de la Contraviesa un precioso cortijo, eso sí, carente de luz eléctrica y de otras comodidades y necesidades, pero en cambio era poseedor de buena tierra, frutos, clima y de preciosas vistas hacia el mar y Sierra Nevada, sin pensárselo dos veces lo adquirió para y junto con su familia tratar de vivir de lo que le diera el terruño.

En un principio Manolo Valenzuela comenzó potenciando las vides autóctonas y más adelante fue reestructurando algunas parcelas e incorporando otras variedades importantes «para crear otros estilos de vinos con la vid vigiriega, garnacha, tempranillo, sirah, merlot, cabernet sauvignon…». Sus viñedos están situados sobre espaldera «para regular los racimos y gocen de más sol, poder eliminar o aclarar el verde fruto más fácilmente, evitar problemas de posibles enfermedades, ser vendimiados y cultivados con mayor facilidad y obtener un producto más limpio y de mejor calidad».

Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)

Entrevista a Manuel Valenzuela en El Kiosco | Radio Nacional de España

Desde el 93 que produje un rosado con Garnacha que fue en El Pais digno de mención de la columnita que saca el periodista Carlos Delgado son vinos que sorprenden sobretodo por la originalidad eso que a veces se está perdiendo mucho. Como todo en este mundo, se tiende a la uniformidad, los vinos siempre parecidos, todos siembran levaduras.

Hay que darle a las manos una cierta intelectualidad, hay más lengua que manos

Escuchar:
Entrevista a Manuel Valenzuela en El Kiosco | Radio Nacional de España

Barranco Oscuro Rosado Garnacha | El Pais Semanal

Que alguien sea capaz de elaborar buenos vinos en plena sierra alpujarreña, tierra de históricos y aguerridos moriscos, de climatología extrema y cerca de 1.400 metros de altura (el viñedo más alto de Europa, en el límite de lo posible), es un alarde de fe y saber hacer enológico que merece ser destacado. Sobre todo si tenemos en cuenta que aquí los vinos eran infames, malamente ajerezados, subidos de alcohol y turbios.

Pero Manuel Valenzuela ha conseguido el prodigio. Es un granadino que ama la naturaleza, se identifica con su abrupta geografía y le gusta afrontar los desafíos con irrenunciable espíritu aventurero. Lo que no le impide plantearse las cosas con seriedad. Sus viñas -siete hectáreas- se cultivan con mimo en el rigor biológico, y el vino se elabora en una bodega pequeña, pero dotada de todos los adelantos tecnológicos.

Él apuesta por recuperar la vid autóctona, como la blanca vijiriega, pero sin renunciar a las posibilidades de las ya obligadas cabernet, merlot y chardonnay. Pero es con la garnacha con la que,
hasta ahora, ha conseguido su mejor vino, un soberbio rosado de aroma franco, con la frutosidad característica del varietal (confitura de frutos rojos, frambuesa), aunque un poco cálido. En la boca es suave, con cuerpo, y un sabor ligeramente goloso que armoniza con la acentuada acidez. Un rosado con la garnacha en todo su esplendor.

Barranco Oscuro Rosado Garnacha (El Pais Semanal, 13/03/1994)
Barranco Oscuro Rosado Garnacha (El Pais Semanal, 13/03/1994)