Barranco Oscuro, la búsqueda de lo auténtico | Excelente

Casi todo tiene un sentido en el mundo del vino, y en este caso las casualidades no existen y sí la forma de entender la vida como la interpreta Manuel Valenzuela, artífice y auténtico pionero de los vinos de calidad de toda la comarca de Granada.

EL SINGULAR CORTIJO BARRANCO OSCURO SE ENCUENTRA EN LA ALPUJARRA GRANADINA, CONCRETAMENTE EN LA SIERRA DE LA CONTRAVIESA. Cada añada se busca la excelencia que es capaz de ofrecer esta tierra de condiciones muy duras, aportando así la personalidad de su naturaleza en estado puro con las mínimas e imprescindibles actuaciones o alteraciones del hombre.

PERSONALIDAD. Prácticamente hemos definido la personalidad de Manuel. Cuando uno tiene la oportunidad de contar con su amistad y compartir con él una charla -en esa distancia corta en la que el ser humano se muestra tal y como es-, intuimos que transmite ese sentimiento íntimo de respeto absoluto que vive con la naturaleza y esa complicidad de participar de ella y con ella. Gracias a esa íntima relación llega a interpretar lo acontecido y, con la experiencia, a prever también lo que acontecerá, aceptando y comprendiendo todo lo que al final se obtiene de cada vendimia. Cuando los frutos llegan a la bodega, los procedimientos establecidos son tan respetuosos con su propia elaboración natural que prácticamente se mantienen simplemente las mejores condiciones higiénico-sanitarias y de cuidados dirigidos a conseguir la mínima intervención enológica.

CERTIFICADO ECOLÓGICO. Para demostrar que esto no es literatura comercial, el primer producto español con certificado ecológico fue el vino de Barranco Oscuro, y para confirmar esta actitud ante la vida de Manuel, actualmente los vinos salen al mercado sin contraetiquetas del CAAE, toda vez que este hombre se desengaña de la burocracia y opta por su propia senda con certificación Escocert (sic), y como dice «nosotros seguimos haciendo ecologismo mirando más a las viñas y a la bodega que a las leyes y los papeles». Después de 25 años de duro trabajo, Manuel Valenzuela ya cuenta con la ayuda y el apoyo de su hijo Lorenzo, y ambos han conseguido que los vinos de Barranco Oscuro ya se encuentren ahora en muchos de los mejores restaurantes de España.

Barranco Oscuro, la búsqueda de lo auténtico | Excelente
Barranco Oscuro, la búsqueda de lo auténtico | Excelente

Vinos para saborear nuestros pueblos | Ideal

En la zona de la Contraviesa-Alpujarra se crían las uvas de más calidad y las más famosas de las tierras granadinas que dan cada vez mejores vinos.

En la Sierra de la Contraviesa-Alpujarra se da la mayor superficie de viñedos. El recorrido por los viñedos y bodegas de la zona puede ser una buena manera de disfrutar de estos pueblos que cuentan con una interesante proyección turística.

Vinos para saborear nuestros pueblos | Ideal
Vinos para saborear nuestros pueblos | Ideal

Vinos ecológicos con pasaporte europeo | Ideal

Algunos de los consagrados vinos ecológicos que produce Manuel Valenzuela en su bodega «Barranco Oscuro», la más alta de Europa al estar situada en el término municipal de Cádiar, en plena Sierra de la Contraviesa y a 1.368 metros de altitud, han sido escogidos por afamados profesionales en este sector para representar a España en varios foros sobre viticultores de vino ecológico.

Este singular viticultor ha indicado a IDEAL que «mi trabajo e investigaciones, durante casi tres décadas, ya están recibiendo «otras cosechas, como son los premios y distinciones que siempre hay que agradecer por que un buen vino ecológico y de altura no se hace de la noche a la mañana»

Manuel Valenzuela nació en Guadix en 1943. Emigrante, vivió en Francia y diferentes ciudades españolas para retornar a su Granada natal cuando tenía 37 años. Así llegó a Cádiar, donde adquirió un cortijo en plena Sierra de la Contraviesa, con muy buena tierra, frutos, clima y de preciosas vistas hacia el mar y Sierra Nevada, pero carente de luz eléctrica y de otras comodidades.

Los primeros años fueron duros para Valenzuela ante la incomprensión de vecinos que veían la transformación que este viticultor estaba dando a las tierras con la implantación y mecanización de nuevos y más productivos viñedos. Y porque con su forma de ser, pobladas barbas y pelo, modo de vida completamente ermitaño, natural, muy libre y con creencias muy progresistas, a casi todos los lugareños les parecía más un ‘hippi revolucionario’ o ‘un loco’ que no entendía de agricultura y menos aún de vinos. No obstante, Manuel siguió trabajando en lo que creía y deseaba. Así, con su nueva y fresca mentalidad y sin ningún atracción lucrativa se fue abriendo camino. Por aquellos entonces algunos conocidos bodegueros de la zona tenían por costumbre defraudar en la calidad de sus caldos, al mezclar sus productos con vinos más baratos traídos de La Mancha para ganar más dinero. Pasados unos años, el trabajo de este labrador comenzó a dar buenos frutos y a ser incluso imitado por un sector de agricultores de los alrededores que años antes habían incluso criticado su forma de trabajar. Hoy en día, tanto él como sus cotizados caldos, entre ellos un preciado cava de la variedad ‘vigiriega’, la uva autóctona de la zona, están recibiendo diferentes premios y felicitaciones de los más prestigiosos enólogos y restauradores de éste y otros países.

Valenzuela ha indicado a IDEAL que con el paso del tiempo y con mucho sacrificio «he podido demostrar que estamos en una región donde se pueden elaborar muy buenos vinos con otras técnicas, variedades y medios y ese es para mi y los míos, el mejor premio que me ha concedido principalmente la madre naturaleza y los pocos que me han ayudado». «Hace tres años -prosigue Valenzuela- con el fin de seguir avanzando, progresando y endeudándome, porque todo hay que decirlo, he recibido muy poca ayuda económica por parte de las instituciones, he construido una nueva bodega cuyo coste ha superado los 300.000 euros, y entre otras cosas imprescindibles y necesarias para elaborar unos buenos caldos jóvenes y no tan jóvenes, ya se encuentran en su interior 80 barricas de roble francés repletas de buen caldo».

En un principio Manuel Valenzuela comenzó potenciando las vides autóctonas y más adelante fue reestructurando algunas parcelas e incorporando otras variedades importantes para crear otros estilos de vinos con las vides ‘vigiriega’, ‘garnacha’, ‘tempranillo’, ‘sirah’, ‘merlot’ y ‘cabernet sauvignon’. Sus viñedos están situados sobre espaldera «para regular los racimos y que gocen de más sol, poder eliminar o aclarar el verde fruto más fácilmente, evitar problemas de posibles enfermedades, ser vendimiados y cultivados con mayor facilidad y obtener un producto más limpio y de mejor calidad».

Vinos ecológicos con pasaporte europeo (Ideal, 12/10/2003)
Vinos ecológicos con pasaporte europeo (Ideal, 12/10/2003)

Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania | Ideal

La mimada finca bodega Barranco Oscuro se encuentra ubicada en el término municipal de Cádiar y en plena sierra de la Contraviesa. Y sorprendentemente el lugar más alto de viñedos se encuentra en una loma, a 1.368 metros de altitud sobre el nivel del cercano mar Mediterráneo, lo que la convierte en la explotación y bodega más alta de Europa.

El propietario de esta ampliada y remodelada bodega se llama Manolo Valenzuela y nació en Guadix en 1943. Hasta hace 23 años trabajó cuando era joven muy duramente y distante de la tierra que le vio nacer, en Francia, País Vasco, Cataluña… «para ir saliendo del paso económicamente hablando y aprender de otras gentes y pueblos». Más adelante y ya con 37 abriles, Manolo había podido conseguir ahorrar algunas pesetas y sin pensarlo mucho decidió volver a su Granada del alma. Y cuando supo que se encontraba en venta en plena sierra de la Contraviesa un precioso cortijo, eso sí, carente de luz eléctrica y de otras comodidades y necesidades, pero en cambio era poseedor de buena tierra, frutos, clima y de preciosas vistas hacia el mar y Sierra Nevada, sin pensárselo dos veces lo adquirió para y junto con su familia tratar de vivir de lo que le diera el terruño.

En un principio Manolo Valenzuela comenzó potenciando las vides autóctonas y más adelante fue reestructurando algunas parcelas e incorporando otras variedades importantes «para crear otros estilos de vinos con la vid vigiriega, garnacha, tempranillo, sirah, merlot, cabernet sauvignon…». Sus viñedos están situados sobre espaldera «para regular los racimos y gocen de más sol, poder eliminar o aclarar el verde fruto más fácilmente, evitar problemas de posibles enfermedades, ser vendimiados y cultivados con mayor facilidad y obtener un producto más limpio y de mejor calidad».

Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)
Barranco Oscuro viaja a Japón e Inglaterra tras su experiencia en Alemania (Ideal, 06/07/2003)

En busca del buen vino | Ideal

Viñas de Altura
Por otro lado y de manera particular, Manuel Valenzuela, que puede presumir de tener la viña más alta de Europa, elabora un vino tempranillo de crianza (12.000 botellas) en subodega familiar ubicada en el paraje de El Barranco Oscuro (Cádiar). También crea un vino muy especial catalogado por revistas especializadas como vino sobresaliente basado en cabernet sauvignon junto con otras cuatro variedades (2.000 botellas).
Este vinicultor granadino produce un excelente y exitoso vino espumoso con la variedad de uva vigiriega y otros caldos, siempre en pequeñas proporciones.

En busca del buen vino (Ideal, 08/12/1998)
En busca del buen vino (Ideal, 08/12/1998)

Un rey de copas comprometido | El Pais

Valenzuela elabora en el municipio de Cádiar tintos, blancos, rosados e, incluso, un espumoso achampanado con métodos puramente naturales.

En la Alpujarra encontró el silencio. Y en una casa sin agua corriente ni electricidad, pero con bodega, rompió el cascarón de un sueño incubado durante años. De la mano de su inquietud, Valenzuela viajó a zonas vinícolas como el Priorato catalán o la Provenza francesa. con climas y suelos parecidos a los de Cádiar. Y de vuelta se trajo el morral lleno de las mejores cepas y en la cabeza una sola idea: sorprender.

Un rey de copas comprometido (El Pais, 17/08/1998)
Un rey de copas comprometido (El Pais, 17/08/1998)

La Vigiriega, especie autóctona | Ideal

Textos de Simon de Roxas hablaban ya de la Vigiriega allá por 1806. Estaba plantada por toda la Alpujarra. La Vigiriega es una especie de viñedo prácticamente autóctona de la Alpujarra.

La Vigiriega según afirma Manuel Valenzuela, proporciona mayores sensaciones de aromas florales, sabor a frutas, y también deja un retrogusto más duradero.

La Vigiriega, especie autóctona (Ideal, 21/08/1990)
La Vigiriega, especie autóctona (Ideal, 21/08/1990)

La Alpujarra cambia el estilo de sus vinos recuperando el cultivo de la vid Vigiriega | Ideal

De hecho ya hay incluso una marca, Barranco Oscuro, de corta producción por el momento y en cuyo etiquetado figura el lugar de crianza, Contraviesa y ladera del Mulhacén, así como el cosechero: Manuel Valenzuela

La Alpujarra cambia el estilo de sus vinos recuperando el cultivo de la vid Vigiriega (Ideal, 28/05/1990)
La Alpujarra cambia el estilo de sus vinos recuperando el cultivo de la vid Vigiriega (Ideal, 28/05/1990)