The Quest for Andalusian reds | Spain Gourmetour

The key to making red wine in Andalusia, where it is not unusual for summer temperatures to reach 40ºC (104ºF) in the shade, is to protect the vines from the ravages of the heat. As a result, growers have sought out high lands where there are cooling breezes and the soils are acid and balanced. But this has led them to rugged terrain and steep slopes n areas such as the Alpujarra (Granada/Almeria), the mountainous parts to the north of Seville and the Ronda mountains (Málaga), which are gradually being planted again with vines. And most of these vine are red varieties.

Manuel Valenzuela was the first to establish vineyards at such heights, in a district called Costa-Albondón. Growers had previously been reluctant to go so high, resigning themselves to making rough, cloudy wines. He tells us his small vineyard called Cerro de la Monjas is at an altitude of almost 1,400 m (4,593 ft), one of the highest in Continental Europe. His home and winery, Cortijo Barranco Oscuro, is in Cádiar, Sierra de la Contraviesa, in the midst of the Alpujarras. He set out as a winemaker, some would say at great risk, using organic methods. He tried out varieties that were reminiscent of times past, such as the rare white Vijariego, which only exists in Granada and the Canary Islands. But he also tried his hand at some of the French and Italian stocks that are famous on the international wine-growing scene. His most representative wine is named after its altitude: Barranco Oscuro 1368. It is made from Garnacha, Cabernet (both Sauvignon and Franc), Merlot and Tempranillo. He also makes a Pinot Noir called Borgoñón. At this altitude, the grapes develop a surprising elegance and great personality.


The Quest for Andalusian reds

Andaluces también en Navidad | El Mundo

Vino y fiesta son muchas veces sinónimos. Es verdad que en cualquier estación del año podemos buscar una excusa para disfrutar de un buen vino, pero también es verdad que es en tiempos de Navidad cuando encontramos más motivos para ello. El consumo inteligente y la elección de productos de calidad son fundamentales para que el disfrute y la fiesta sean completos. En Andalucía tenemos la suerte de encontrar un amplio surtido de vinos, brandys, licores y espumosos, capaces de satisfacernos con la mejor calidad. Las cuatro propuestas de este mes tienen además un plus de exclusividad y distinción para convertir una comida o cena en una verdadera fiesta para los sentidos.

Barranco Oscuro Brut 2003. La familia Valenzuela mima cada día del año la viñas mas altas de Europa en la Alpujarra granadina. Sus vinos expresan el carácter de esas difíciles tierras y transmiten el empeño personal de los que los crían. Este brut es un espumoso natural y artesanal con una combinación de la variedad autóctona Vigíriega (85%) con Pinot Noir (7,5%) y Chardonnay (7,5%). Tiene una crianza de mas de 20 meses por el método champán y el resultado es un gran brut nature sin aditivos extraños, se usa solo zumo de uva sin edulcorantes externos. Es de color amarillo pajizo pálido, con abundantes y pequeñas burbujas. En nariz y boca destacan los aromas y sensaciones de fruta blanca madura, recuerdos cítricos y de levadura. Su paso de boca es agradable, seco y con una acidez correcta.

Andaluces también en Navidad | El Mundo
Andaluces también en Navidad | El Mundo

Tintos andaluces de calidad | El Pais

En los últimos 20 años, su lucha ha consistido en intentar demostrar que se pueden lograr vinos de gran calidad en la Alpujarra, la comarca derramada entre Granada y Almería donde tradicionalmente solo se producían caldos turbios y desabridos, condenados al granel.
A juzgar por las críticas ha ganado la batalla. Los vinos de Valenzuela han recibido en los
últimos años alabanzas en decenas de prestigiosas publicaciones nacionales y extranjeras.

El prodigio ha sido posible en Barranco Oscuro, un pequeño pago situado cerca de la localidad granadina de Cádiar. Mucha gente consideró que Valenzuela estaba loco cuando empezó a trabajar en este «desierto», como lo describe él. «Nadie creyó nunca en este lugar. Y sin embargo posee unas cualidades excelentes para el cultivo de la vid», asegura. Barranco Oscuro, que da nombre a su bodega. está situado entre 1.200 y 1.400 sobre el nivel del cercano Mediterráneo y a tiro de piedra de las cumbres de Sierra Nevada. Allí, Valenzuela comenzó a plantar en 1982 los viñedos «quizás más altos de Europa». En apenas 11 hectáreas instaló un auténtico laboratorio agrícola con una veintena de las variedades de uva más nobles: cabernet sauvignon, merlot, syrah, pinot noir, tempranillo, chardonnay, sauvignon blanc, riesling, albariño… El propósito era producir artesanalmente muy poco vino, pero soberbio.

«La Alpujarra cuenta con un siglo y medio de tradición en la producción de pasas, mostos y vino dulce. Pero jamás se hicieron aquí caldos de calidad. Cuando empecé no tenía un legado de cultura vitivinícola al que acogerme. Tuve que empezar a experimentar desde cero», recuerda. Fruto de su trabajo de investigación, Valenzuela ha recuperado el tipo de uva vigiriega, que aunque es autóctona de la zona, había casi dejado de plantarse. Con ella fabrica un vino espumoso con el mismo método utilizado en el champaña y el cava pero con una novedad: en lugar de añadir azúcar en
el coupage (mezcla) al vino base, agrega el mosto de uvas que han permanecido madurándose dos meses y medio en la cepa. Valenzuela se considera un «artista, un alquimista que disfruta complicando el vino con coupages de caldos de diferentes tip6s de uva para que la gente juegue a descubrir aromas y sabores».

Tintos andaluces de calidad (El Pais, 05/09/2000)
Tintos andaluces de calidad (El Pais, 05/09/2000)

En busca del buen vino | Ideal

Viñas de Altura
Por otro lado y de manera particular, Manuel Valenzuela, que puede presumir de tener la viña más alta de Europa, elabora un vino tempranillo de crianza (12.000 botellas) en subodega familiar ubicada en el paraje de El Barranco Oscuro (Cádiar). También crea un vino muy especial catalogado por revistas especializadas como vino sobresaliente basado en cabernet sauvignon junto con otras cuatro variedades (2.000 botellas).
Este vinicultor granadino produce un excelente y exitoso vino espumoso con la variedad de uva vigiriega y otros caldos, siempre en pequeñas proporciones.

En busca del buen vino (Ideal, 08/12/1998)
En busca del buen vino (Ideal, 08/12/1998)